Ellos ya cambiaron su eje de vida


  • Cuando yo entre aquí tenía 11 años y estaba muy asustada porque yo pensaba que me iban a obligar a hacer cosas que yo no quería hacer, que me las iban a poner a hacer a la fuerza, pero nada fue así, ellas eran buenas, son muy queridas conmigo y con todo el mundo; lo que hacíamos era; leer libros y hacer su resumen, lugar, etc.

    Las relaciones con mis amigas eran buenas pero mejoraron muchísimo ahora soy amiga de todas las del grupo pero me siento en los recreos con mis mejores amigas, nos queremos tanto que creamos una familia, nos reímos y salimos los viernes.

    También he mejorado con respecto a: el trato a mis papás y hermanos, la ortografía, la caligrafía. Etc.; en pocas palabras ELLAS CAMBIARON MI VIDA, antes yo no soportaba perder ahora lo tomo tranquilamente.

    Junio 13 de 2012
    Desde el año 2010 a finales de este, comencé en una depresión, la cual hizo que me retirara de séptimo semestre de la carrera que iba desempeñando en l universidad de Medellín. Comunicación gráfica publicitaria.

    A comienzos del año 2011 me diagnosticaron Trastorno Afectivo Bipolar nuevamente ya que con anterioridad ya lo habían hecho, durante todo este año pase por una depresión severa, lo cual resulto en 2 internaciones en Samein, la primera vez estuve allí durante 27 días y la segunda vez 15 días; durante el año 2011 realice 4 intentos de suicidio; con la ayuda de mi psiquiatra y con medicaciones muy altas ( las cuales llegaban hacer de 25 medicamentos al día)tratamos de controlar a depresión, pero nada funcionaba así que tomaron medidas extremas y me hicieron terapia electro convulsiva (tecar) 34 secciones ya que por los efectos secundarios estaba cansada de estos; los efectos eran perdida de la memoria, somnolencia ya que 3 veces a la semana me aplicaban anestesia general.

    Luego de este procedimiento mi tía la cual es psiquiatra y conocía el centro neuropsicológico Dora Quiceno, me lo recomendó a mí y a mi familia para mi recuperación. Gracias a este centro y a la ayuda de María Isabel como psicóloga, Marcela como terapeuta, logre tomar la decisión de dejar la medicación que estaba tomando y retomar mis estudios, nuevamente retomar el camino de mi vida superando el año pasado lo cual me hizo madurar y crecer como persona.
    Todo comenzó en el año 2007 porque fui diagnosticado con problema de déficit de atención e hiperactividad. Me recomendaron el  CN Dora Quiceno para poder ser tratado y poder superar las dificultades que presentaba.

    Comencé con el tratamiento y con el tiempo fui superando las dificultades que presentaba, fue un proceso lento pero seguro en compañía de personas tan profesionales se supo manejar y tratar de la mejor manera.

    En el trascurso del tiempo he visto grandes avances ya que problemas que antes se presentaban han sido controlados y otros que aún persisten, intervienen pero con un grado menor ya que las pautas que me fueron enseñadas me han proporcionado fundamentos para combatirlos.

    En lo personal también se trabajaron algunos aspectos que de igual manera se dieron solución.

  • Fecha de inicio: Noviembre 2009 En el segundo semestre de admón. de negocios todo fue una tragedia fue un semestre duro en el cual pasaron muchas cosas, más negativas que positivas. Ese semestre fue decisivo. A partir de este todo se voltio para fracaso, me empezaron a preocupar más las cosas y el futuro mío, las matemáticas y la contabilidad empezaron a ser un caos total en mi vida, pero decidí intentar ganar estas materias. En nov de 2009 cansado de estudiar  bastante y que no se me den los resultados, busque asesoría en eafit, allí me recomendaron en CN Dora Quiceno, el principio Dora me hizo una evaluación neuropsicológica, a partir de ahí se empezaron a a ver resultados y empecé a hacer otras actividades de mayor complejidad, en el cual considero me han servido mucho para la habilidad de pensamiento. Entre los buenos resultados se ven en el cambio de carrera a comunicación social, la cual en el primer semestre no perdí ninguna materia y en el segundo semestre no me fue tan bien.
  • Ansiedad, autoesquemas negativos, malas relaciones sociales y poca compresión…  todo esto eran como sombras, monstruos que habitan, no mejor dicho, me poseían; se apoderaron de mi cuerpo, del cual yo ya no tenía control. Mi mente era como una caverna oscura, un lugar infestado por una enfermedad mortal que estaba a punto de llevarme a la demencia. Me sentaba sola en las esquinas oscuras, hablando con mi mente, escuchando voces que me decían que yo no valía, que dejara de intentar, explotando, así dejando que me consumieran las opiniones de esas voces, sin cuerpo, sin alma, son corazón. Yo en el intento de salir de ese estado, caí en un hoyo profundo, que en la vista de una persona como yo, no tenía salida, era inútil intentar, simplemente inútil. Un día, tras ya varias semanas de hambruna deshidratación, soledad y muchas otras cosas las cuales me duele mencionar, mire al cielo con una última esperanza vi desde lo lejos un destello que sobresalía dentro de toda la oscuridad presente en ese lugar. Me dije a mi mismo que ella me sacaría, pero no lo que hizo esa luz fue sacarme de ese hoyo, si no que me enseño a salir; a construir una escalera, una salida, esa luz me enseñaría a sellar no solo el hoyo si no también el cofre y como deshacerme de él, me enseño comprender a las bestias que habitaban con mi compañía un mundo sin pasado, presente y futuro, un mundo sin esperanza alguna. Los materiales. Cada día esa luz me pasaba unos cuantos ladrillos, cemento y bases de madera para sostener mi futuro escalón, pero… ¿Cómo se construye un escalón? Tercamente intente con un fracaso cada vez que lo hacía, pero la luz riéndose de dio instrucciones, un manual, una guía. Fue un trabajo más duro, algunas noches lloraba convencida de que nunca saldría y que la luz lo único que hacía era hacerme perder el tiempo del cual carecía. Pero nunca me rendí ya que cada vez era menos la oscuridad la que veía. La luz me enseño como vivir, como ver la felicidad, como ver las cosas bonitas en toda ocasión, me enseñó a controlar mis ataques nerviosos, mi ansiedad y comprender que para lograr algo tienes que trabajar para lograrlo y al cabo de un tiempo salí, si yo sola, salí del hoyo. Con cuidado saque todo esas opiniones y una vez más las puse en el cofre, y lo enterré en el hoyo cubriéndolo así con tierra. Yo continúe, agradeciendo a la luz que me guió durante mi camino. “borrón y cuenta nueva”, “un nuevo capítulo”, yo ya cambie la página del libro de la vida… ¿Y tú?
  • Llegue a un lugar grande, curioso y extraño. Niños como yo entraban y salían de consultorios completamente desconocidos para mí, además una mujer muy peculiar me saludo y me llevo a su “oficina”, ella, Dora me empezó a hacer preguntas sobre mi familia y mi colegio. Mientras me contaba porque estaba aquí. En las siguientes citas, Dora me hizo una gran cantidad de pruebas y exámenes para ver cuáles eran mis dificultades, pues desde hace un año mi nivel en matemáticas venia bajando constantemente, tenía problemas de aprendizaje y sufría de estrés y ansiedad. Para mayo de 2016 ya conocía mis dificultades (Viso motricidad y ubicación tiempo espacial) y empecé inmediatamente un proceso paralelo con Dora y Ángela para controlar mi estrés y aumentar mis capacidades de aprendizaje. El proceso con Dora termino a mitades de 2017 y mi ansiedad y estrés habían disminuido increíblemente por lo que ya no me bloqueaba en matemáticas y mis notas subieron, además ahora sé cómo controlar estos problemas. + Inteligencia emocional   +  mejores notas Para mis dificultades visomotrices, llego el profesor de trabajador físico Dairon, quien durante 8 meses me ayudo a superar mis dificultades para ese momento ya tenía muchos amigos como sofí o ángel  había logrado ser más sociable. El último proceso que termine fue el de ubicación espacial y temporal, con Ángela. Ahora tengo un horario y un cronograma y me siento mejor conmigo mismo. ¡Gracias a todos por su apoyo y ayuda! 24/04/2018
  • Mariana Sanabria Idárraga
    “¡Mil, mil y mil gracias a todos por aportar su granito de arena para lograr ser la persona que soy ahora!”.
    Mariana Sanabria Idárraga
    Consultante Universitaria
  • Daniel Cubillos Vergara
    “Actualmente, me encuentro finalizando mis estudios en Administración de Negocios y gracias al Centro Neuropsicológico pude comenzar este proceso de formación tanto para mi vida profesional como para mi vida personal y ahora después de cuatro años veo los resultados, que aunque no fueron inmediatos, si tuvieron un impacto a largo plazo para mi vida”.
    Daniel Cubillos Vergara
    Consultante universitario
  • Madre de un niño
    “Nos hemos sentido muy acompañados y agradecidos porque en CN Dora Quiceno todas las terapeutas son como una familia. El profesionalismo y sobre todo el gran compromiso y cariño con que nos tratan nos ha inspirado mucha seguridad”.
    Madre de un niño
    Consultante